English | Español

Historia de la empresa Digi-Key

El interés del Dr. Ronald A. Stordahl por la radioafición fue la plataforma que propició lo que hoy es Digi-Key.

Cuando aún estudiaba en la universidad, ensambló y comenzó a vender un kit de manipulador electrónico digital para enviar código radiotelegráfico a operadores radioaficionados. Lo llamaban Digi-Key (digimanipulador).

Luego de obtener su doctorado en ingeniería eléctrica en la Universidad de Minnesota, Stordahl regresó a Thief River Falls, su ciudad natal en Minnesota. La producción del kit de manipulador se interrumpió, y Stordahl comenzó a vender componentes electrónicos en 1972. Hace mucho que el manipulador Digi-Key dejó de producirse, pero Digi-Key se ha convertido en uno de los distribuidores de componentes electrónicos de mayor crecimiento en el mundo.

Desde el comienzo, Digi-Key utilizó el marketing directo como medio exclusivo para atraer a potenciales clientes. En sus primeros diez años, las iniciativas de marketing se centraron en el aficionado a la electrónica. Luego, en 1982, la empresa comenzó a centrarse en el envío de catálogos por correo para el mercado comercial. Como resultado, el porcentaje de usuarios comerciales ha aumentado del 20% del comercio total a más del 98%.

Con el transcurso de los años, Digi-Key ha mantenido relaciones comerciales con clientes interesantes. Digi-Key ha vendido componentes que hoy giran alrededor de la Tierra en satélites. Además, hemos vendido componentes a Paramount Pictures para utilizarlos en películas de ciencia ficción. Barry Goldwater una vez compró un kit de reloj digital. Disneyland y la Agencia espacial también se incluyen en nuestra lista de clientes. De hecho, 99 de las 100 empresas de electrónica más importantes de Estados Unidos han mantenido relaciones comerciales con Digi-Key.

Solo en los últimos cuatro años, Digi-Key ha pasado de ocupar el decimosexto puesto a estar en la quinta posición entre los más de 300 distribuidores de componentes electrónicos de Norteamérica. Es la filosofía comercial centrada en el cliente de Digi-Key la que continuará impulsando el rápido crecimiento de la empresa.

"La buena idea aún permanece", según Stordahl, "Junto con un gran grupo de personas dedicadas a prestar el mejor servicio posible a nuestros clientes. El servicio es la clave".